FANDOM


Asterión George Frederick Watts

Ilustración de Asterión, el Minotauro hecha por George Frederick Watts.

El Minotauro (del griego Μινόταυρος, Minótauros), era un monstruo con cuerpo de hombre y cabeza de toro. El mito tiene su versión más completa en la Biblioteca mitológica de Apolodoro. Su nombre significa "Toro de Minos" y era hijo de Pasífae y el Toro de Creta. Fue encerrado en un laberinto diseñado por el artesano Dédalo, hecho expresamente para retenerlo, ubicado probablemente en la ciudad de Cnosos en la isla de Creta. Por muchos años, hombres y mujeres eran llevados al laberinto como sacrificio para ser el alimento de la bestia hasta que la vida de ésta terminó a manos del héroe Teseo.
En el cuento llamado "La Casa de Asterión" del escritor argentino Jorge Luis Borges, es el personaje principal del relato; vive recluido en el laberinto de Creta (construido por Dédalo), el cual crea su casa. Asterión vive en la soledad del laberinto esperando a su redentor; para él será la persona que lo asesine y que así le liberaría de su condición de monstruo. Asterión es completamente capaz de notar una diferencia entre su aspecto y el de los demás habitantes de la ciudad, pero adjudica estas diferencias a una supuesta superioridad suya para con los demás, causada por ser hijo de una reina.

HistoriaEditar

El Nacimiento del Minotauro, AsteriónEditar

La versión más extendida dice que Minos (hijo de Zeus y de Europa) pidió al dios Poseidón apoyo para suceder al rey Asterión de Creta frente a sus hermanos Radamantis y Sarpedón, y ser reconocido como tal por los cretenses. Poseidón lo escuchó e hizo salir de los mares un hermoso toro blanco, al cual Minos prometió sacrificar en su nombre. Sin embargo, al quedar Minos maravillado por las cualidades del hermoso toro blanco, lo ocultó entre su rebaño y sacrificó a otro toro en su lugar esperando que el dios del océano no se diera cuenta del cambio. Al saber esto Poseidón, se llenó de ira, y para vengarse, inspiró en Pasífae un deseo tan insólito como incontenible por el hermoso toro blanco que Minos guardó para sí. Para consumar su unión con el toro, Pasífae requirió la ayuda de Dédalo, que construyó una vaca de madera recubierta con piel de vaca auténtica para que ella se metiera. El toro yació con ella, creyendo que era una vaca de verdad. De esta unión nació el Minotauro, llamado Asterión.

El laberinto de Creta y el tributo de AtenasEditar

El castigo de Poseidón continuaba. El Minotauro sólo comía carne humana, es decir; era antropófago y conforme crecía se volvía más salvaje. Cuando la criatura se hizo incontrolable, Dédalo construyó el Laberinto de Creta, una estructura gigantesca compuesta por cantidades incontables de pasillos que iban en distintas direcciones, entrecruzándose entre ellos, de los cuales sólo uno conducía al centro de la estructura, en donde el Minotauro fue abandonado.

A la par que el laberinto encerraba al Minotauro, uno de los hijos de Minos, Androgeo, fue asesinado en Atenas después de una competición olímpica donde quedó campeón. El rey de Creta declaró la guerra a los atenienses. Minos atacó el territorio ateniense y, ayudado por la peste que azotó a los asediados, conquistó Megara e hizo rendir a Atenas. La victoria de Minos imponía varias condiciones por la rendición y se dice que el oráculo de Delfos fue quien aconsejó a los atenienses ofrecer un tributo a Creta. Así, una de las condiciones emergentes era entregar siete jóvenes y siete doncellas como sacrificio para el Minotauro.

TeseoEditar

Años después de impuesto el castigo a los atenienses, Teseo, hijo del rey de Atenas Egeo, se dispuso a matar al Minotauro y así liberar a su patria de Minos y su condena. Se cuentan dos cosas acerca de cómo llegó Teseo a introducirse en el laberinto de Creta: Unos dicen que después de ayudar a Egeo contra los Palántidas, Teseo se enteró del sacrificio de los jóvenes y decidió él mismo ser parte de la ofrenda para enfrentarse a la bestia. Otra narración dice que era el propio Minos quien elegía a los jóvenes que servirían de alimento al Minotauro y, enterado del aprecio que sentía Egeo por Teseo, quiso que éste fuera devorado en el laberinto. Era la tercera vez que catorce jóvenes atenienses, siete muchachos y siete muchachas, iban a ser sacrificados en favor de la bestia antropófaga cuando Teseo llegó a Creta, 18 años después de iniciado el terror del Minotauro. Antes de zarpar su padre le indicó que si triunfaba cambiase las velas negras del barco por otras blancas, para poder enterarse así de su victoria lo antes posible.

Al llegar a Creta, los jóvenes fueron presentados a Minos. Teseo conoció entonces a Ariadna, hija del rey, quien se enamoró de él. La princesa rogó a Teseo que se abstuviera de luchar contra el Minotauro, pues eso le llevaría a una muerte segura, pero Teseo la convenció de que él podía vencerlo. Ariadna, viendo la valentía del joven, se dispuso a ayudarlo, e ideó un plan que ayudaría a Teseo a encontrar la salida del laberinto en caso de que derrotara a la bestia. En realidad ese plan fue solicitado por parte de Ariadna a Dédalo, quien se las había ingeniado para construir el laberinto de tal manera que la única salida fuera usar un ovillo de hilo, el cual Ariadna le entregó para que, una vez que hubiera ingresado en el laberinto, atara un cabo del ovillo a la entrada. Así, a medida que penetrara en el laberinto el hilo recordaría el camino y, una vez que hubiera matado al Minotauro, lo enrollaría y encontraría la salida.

MuerteEditar

Teseo recorrió el laberinto hasta que se encontró con el Minotauro, lo mató y para salir de él, siguió de vuelta el hilo que Ariadna le había dado. Desde que Teseo zarpó su padre se obsesionó con su vuelta y cada día subía hasta el cabo de Sunión, para ver si divisaba las velas blancas del barco de regreso pero Teseo, que estaba emocionado al derrotar al Minotauro, olvidó cambiar las velas. Egeo, desesperado al creer muerto a su hijo al ver las velas negras, se suicidó lanzándose al mar que desde entonces lleva su nombre.

La Casa de AsteriónEditar

El escritor argentino Jorge Luis Borges, escribió un cuento llamado "La Casa de Asterión"; en dicho cuento el escritor narra los hechos desde la perspectiva de Asterión.
Asterión nos cuenta que vive en una inmensa casa a la que describe dotada de infinitas puertas sin cerraduras, carente de mobiliario y en la que existen numerosos pasadizos, habitaciones, corredores y patios. A lo largo de los años Asterión vaga por su interminable morada, la cual cree infinita. El personaje explica su personalidad narrando eventos del pasado, como el atardecer en que dio en salir, pero el temor que le infunden los rostros y actitudes de las gentes del exterior, lo obliga a internarse nuevamente en lo profundo de su residencia. Pasa los largos días jugando a las escondidas, corriendo por las extensas galerías, fingiendo dormir o recibir la visita de otro como él.
Cada nueve años entran nueve hombres en la casa, pero Asterión no los asesina; uno tras otro va muriendo (se mueren del susto). Uno de ellos, antes de morir, le profetiza que algún día llegará quién lo libere de su suplicio. Asterión tiene una esperanza de que su soledad acabe. Una mañana arriba su salvador, Teseo, "El minotauro apenas se defendió", confiando en que él venía a liberarlo.

CuriosidadesEditar

  • Carlo Lapucci ha señalado la relación del mito del Minotauro con cuentos como «La Bella y la Bestia».
  • Jorge Luis Borges elaboró una recreación poética del mito en su cuento «La Casa de Asterión». También este mismo autor tiene un poema que describe esta misma historia titulado «El Hilo de la Fábula».

Interpretaciones Editar

Carlo Lapucci ha señalado la relación del mito del Minotauro con cuentos como «La bella y la bestia».9

También este mito ha sido interpretado como la sumisión que existió de la Grecia continental a la civilización cretense durante el Periodo Minoico.

Jorge Luis Borges elaboró una recreación poética del mito en su cuento «La casa de Asterión». También este mismo autor tiene un poema que describe esta misma historia titulado «El hilo de la fábula».

A su vez, Julio Cortázar escribió su obra de teatro «Los Reyes» creando una nueva versión de este mismo mito. En ella, el minotauro es un ser benevolente y es Teseo quien, despojado de toda humanidad, acaba con él.

Como una de las figuras fantásticas más conocidas, el Minotauro forma parte de una gran cantidad de universos de ficción en la literatura, los juegos y el entretenimiento contemporáneo en general. Aparece sobre todo en los distintos juegos de rol y mundos del género épico. 

Fuente

Esta página utiliza contenido de Wikipedia (ver autores) con licencia Creative Commons.